La Navidad quedó atrás, y tras unos días volviendo a la rutina es hora de volver a preocuparnos por nuestra línea después de los excesos navideños. Por ello hoy os traemos cinco consejos con los que ayudaros a depurar el organismo sin que tengáis que realizar grandes esfuerzos.

      1. BEBE MUCHA AGUA: da sensación de saciedad y hará que comas menos. Además, el agua ayuda a depurar el organismo de alcohol, si hemos ingerido más de lo que estamos acostumbrados durante las últimas fiestas.


      2. CENA LIGERA: reduce el tamaño de tus cenas e intenta ingerir alimentos poco calóricos. Las ensaladas son la estrella de las cenas depurativas, pero también el pollo o el pescado a la plancha.


      3. AUMENTA TUS COMIDAS DIARIAS: come muchas veces cantidades reducidas de alimentos. De esta manera el aparato digestivo estará continuamente funcionando, lo que hará que quemes calorías sin mover un dedo. Además, la ingesta continuada de alimentos te dará más energía y te hará estar de buen humor. Recuerda que la cantidad de alimento debe ser pequeña y los alimentos no demasiado calóricos.


      4. HAZ EJERCICIO: no te asustes, aún no tienes que coger los deportes y salir a correr (aunque no estaría de más). Introduce pequeños ejercicios cotidianos a tu rutina, como subir las escaleras en lugar de tomar el ascensor o dar un paseo de media hora.


      5. REDUCE LOS ALIMENTOS CALÓRICOS: ¿eres de dulce o de salado? Seas de lo que seas, reduce la ingesta de este tipo de alimentos, que normalmente son hipercalóricos. Esto no quiere decir que los elimines por completo, pero sí que los regules. Date un par de caprichos a la semana, pero no más.